La pesca profunda
Escrito por Administrator   
Thursday, 12 de April de 2007
  Tecnicas de Pesca Submarina  
     
 

PROFUNDA

AL AGUJERO

A  LA CAIDA

A LA ESPERA

EN PAREJA

POCO PROFUNDA

 
     
 

LA PESCA PROFUNDA

 
     
 
 

» Pescando en la profundidad

 
 

Se trata de una técnica tan apasionante como exigente, pero que reporta grandes satisfacciones una vez que se conocen sus secretos.

A continuación te damos unos cuantos consejos que te pueden ser interesantes para iniciarte.
 
 

» Amigos y enemigos del profundista

 
 

La pesca muy profunda (a 30 o más metros) no es muy practicada debido a que es un tipo de pesca en la que es imprescindible conocer y dominar sus leyes para sobrevivir.


Se practica en zonas como Mallorca, costa norte del Mediterráneo, estos lugares son mas adecuados para ello ya que el agua es más cálida y clara y el pescado se desplaza a más profundidad.

Los tres amigos del profundista: el agua clara, cálida y la ausencia de corriente.

Sus tres enemigos: todo lo contrario, el agua fría, sucia y la corriente. En el agua sucia la piedra se descubre en el ultimo momento. El agua fría impide que los músculos se relajen; el pescador cuando está rígido es menos hidrodinámico. La corriente impide prepararse adecuadamente y descender en vertical.
 
 

» Consejos para ser un buen profundista

 
 

Para los que los peligros de esta disciplina les parezcan tan solo un reto a superar, ahí van una serie de consejos que te ayudarán a convertirte en un buen profundista.


  • Las condiciones físicas, el control de la técnica y la preparación psicológica son los tres principios de la pesca profunda.
  • Resulta muy ventajoso aprender con un compañero en el que confíes plenamente.
  • Debes proceder por etapas. Cuando uno empieza a sentirse mas o menos cómodo a una profundidad, hay que mantenerse a ese nivel durante cierto tiempo antes de pensar en aumentar la profundidad. La práctica es el único camino que existe para adaptarse a este tipo de pesca tan exigente.
  • Debemos de repetir y perfeccionar los movimientos hasta que se convierta en un automatismo.
  • Es importante el entrenamiento para conseguir una buena forma física, imprescindible en esta modalidad. Para esto, la piscina y la bicicleta constituyen una buena base de entrenamiento.
  • En piscina practicar la apnea dinámica, efectuando largos con aletas seguidos de cortos tiempos de recuperación nadando en superficie. La bicicleta es un buen método para conseguir unas buenas piernas ya que en el momento critico del final de la apnea te harán mucha falta.
  • Una buena gestión del aire te ayudará a ganar algunos metros. Todo comienza por una buena ventilación en la superficie, sobre esto hay mucho escrito, pero para mí, lo más aconsejable es hacerlo boca abajo y con el tubo en la boca. En esta primera fase debes intentar espirar adecuadamente, cuando se empieza por la mañana en frío, debe darse prioridad a este gesto para reciclar lo mejor posible el aire residual de los pulmones. La segunda fase pasa por efectuar 5 ó 6 movimientos respiratorios profundos; la inspiración debe empezar a la altura del abdomen, lo más abajo posible, y acabarse a la altura del tórax, lo más arriba posible, siendo la espiración lenta. Con la última respiración intentaremos relajarnos lo máximo posible para sumergirnos.
  • Un buen golpe de riñón constituye también una forma de ganar profundidad
  • Una vez en el fondo has de tener en mente tu objetivo, si no es así, podríamos intentar hacer más de la cuenta, disparar al pez, sacarlo,.. ¡peligro!
  • En el momento de la subida no debes obsesionarte con la superficie aunque sientas que vas justo de aire. Los aleteos han de ser lentos y constantes, evita mirar hacia arriba excesivamente, y no aceleres cuando estés cerca de la superficie.
  • Cuando estés arriba, entre apnea y apnea, recupérate inspirando sin el tubo, con la cabeza fuera del agua y sopla, en el agua, el aire por la boca, te recuperarás más rápido.
  • Finalmente, no olvides que en la pesca, en esta modalidad en especial, es imprescindible mucha prudencia y ser consciente de los riesgos que se corren.